5 beneficios de los baños turcos para el cuerpo y la mente

Se conoce como baño turco a un tratamiento de hidroterapia a base de vapor caliente que tiene un efecto milagroso tanto en el estado físico como mental de toda persona capaz de disfrutar de sus beneficios al máximo. Un baño de estos es el remedio perfecto para el estrés, porque el vapor caliente actúa sobre todas aquellas tensiones que se acumulan a lo largo de la jornada de trabajo, desterrando todo tipo de cansancio. La sensación de bienestar generado por el baño de vapor no se limita a la psique.

La primera acción del calor es que dilata los vasos sanguíneos y mejora inmediatamente la circulación, produciendo un efecto tónico positivo. Dentro de los beneficios de los baños turcos está que los poros en la piel también se dilatan haciendo posible una limpieza profunda de cutis, una la purificación a fondo, todo lo cual se traduce en una piel más suave, más elástica, con un gran brillo.

Los placeres de una sesión de sauna

  1. Baño turcoBelleza y la salud: Un baño turco aumenta la secreción de la hormona de la felicidad, después del sauna la piel adquiere una bella tonalidad rosa. Las altas temperaturas aumentan las células de defensa en la sangre y fortalece el sistema inmunológico. Junto a la renovación celular, el vapor tiene un efecto calmante en problemas de la piel, lo que reduce el acné y dermatitis.
  2. Mejora la circulación: Las propiedades beneficiosas de un baño turco también pueden ayudar a las personas que sufren de dolores y molestias localizadas ya que una mejor circulación de la sangre transporta más oxígeno a las áreas dañadas e inevitablemente provoca una reducción inmediata del dolor haciendo la curación más rápida. Es efecto relajante y curativo se logra asistiendo ir a los baños cuando menos una vez a la semana.
  3. Descanso y buen sueño: No se trata sólo de lavado y limpieza del cuerpo, sino que también tienen el mismo propósito de un spa, la relajación y el rejuvenecimiento. Acompañar el baño con un masaje de aceite, ofrece no solo una purificación de su cuerpo, sino que le hará dormir como un bebé, asegurando un descanso placentero y la renovación que todos necesitamos para continuar las labores al siguiente día.
  4. Combate el resfriado: El calor ayuda a cambiar la presencia de los síntomas del resfriado, esto porque ayuda a descongestionar la nariz y el pecho, situaciones que favorecen la eliminación del exceso de mucosa. Las toxinas como la sal, el alcohol, la nicotina, el colesterol, los metales pesados ​​y otros organismos invasores son expulsados, porque en los beneficios de los baños turcos, el cuerpo se calienta como si se tomara un ducha de sol. De hecho, esta estimulación de las glándulas sudoríparas es la clave para el éxito rotundo del sauna, cuyos beneficios para la salud han sido reconocidos desde hace siglos.
  5. Los baños turcos también son recomendados porque la temperatura de la piel aumenta 40 grados mientras que la corporal sube 38 grados, lo que aumenta la sudoración y las células de defensa de la sangre. Se neutralizan los virus y las bacterias. Se acelera el ritmo del corazón y el sistema circulatorio. Se depuran las células muertas tanto del cuerpo como de la cara. Es una manera divertida y saludable de relajarse con tranquilidad.

Por M. R. B.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *