Cómo broncearse rápido sin sufrir quemaduras del sol

Un buen bronceado siempre ha estado de moda. Hace algún tiempo sólo había que pasar algunas horas al sol para adquirir ese tono bronce; hoy en día la deteriorada capa de ozono ya no es capaz de filtrar la radiación ultravioleta del sol. Por lo tanto, cuando nos exponemos a la luz solar por un periodo considerable de tiempo, los rayos UV afectan nuestra piel de diferentes maneras. Los efectos secundarios más comunes de la exposición al sol son las quemaduras, las pecas, las arrugas, las manchas y los puntos negros. El desafío ahora es conseguir un bronceado sin quemar la piel en el intento.

Procedimiento para broncearse y protegerse del sol a la vez.

Siga estos pasos para prevenir quemaduras en la piel al tratar de broncearla:

  • Encuentre un lugar que sea soleado durante toda la tarde. Lo ideal es que este lugar sea cercano a su hogar o a su lugar vacacional. Una vez haya identificado el sitio, prepárese para pasar la tarde al sol relajándose con un buen libro y una bebida. No olvide llevar un reloj o temporizador con usted.
  • Consiga una silla para broncearse. Extienda una toalla sobre ella y acomódese boca arriba. Relájese y deje que los rayos del sol hagan su trabajo durante 15 minutos exactamente. Use el reloj para medir este tiempo y evite sufrir quemaduras por sobrexposición. Tras los 15 minutos, ubíquese boca abajo y permanezca en esa posición otros 15 minutos para broncear su espalda.
  • Habiendo pasado la primera media hora, es el momento de aplicar el filtro solar. Puede usar un producto con un factor de proteccion solar (FPS) de 25 para una exposición controlada. Aplique el protector generosamente a lo largo de todo el cuerpo.
  • Una vez que se haya aplicado su filtro solar de manera segura, rote la silla 180 grados y exponga cada lado de su cuerpo al sol por 25 minutos cada uno.
  • La exposición efectuada debería ser suficiente por un día. Sin embargo, si usted desea broncearse aún más, necesitará un bloqueador con un FPS de 35 o más.
  • Este proceso debe repetirse de la misma forma al día siguiente. Al final del segundo día el bronceado será perfecto. Si no es así, usted puede repetir el proceso una tercera vez.

Seguir estos pasos es la forma ideal de conseguir un buen bronceado sin sufrir quemaduras de sol. Sin embargo, en el mercado existen muchas cremas bronceadoras que vale la pena probar. Usted puede probar las marcas más populares para verificar su eficacia.

Por Jovana Diaz

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *