Cómo limpiar el cutis graso y permanecer siempre bella

Tener la piel grasosa no es un pecado mortal, pero lo que sí es una falta terrible a la estética, es no hacer hasta lo que sea necesario, hasta lo imposible, por evitar una piel con este feo problema de exceso de aceite natural corporal.

El exceso de grasa en el cutis trae consigo otros problemas como la aparición de acné, espinillas y puntos negros, que de ninguna manera son atractivos ni llaman la atención de alguien, bueno, tal vez de un dermatólogo. Aquí se presenta una serie de ayudas útiles para limpiar el cutis graso, que quizás se puedan poner en práctica y lucir un rostro simplemente angelical.

Lave su piel grasosa a diario

Tener la piel con rastro de grasa no quiere decir, necesariamente, que el cutis esté sucio. Sin embargo, cuando se trata de limpiar el cutis graso, es bueno mantener la piel de la cara siempre lavada, hay que hacerlo varias veces durante el día, porque la acumulación de grasa evita que salgan del cutis, aquellas partículas que no se quieren tener en la piel. De la misma manera, lavarse la cara continuamente, asegurará que las células muertas se retiren del rostro y este se vea siempre limpio y luminoso.

Exfoliar el rostro durante el lavado

Dele a su piel un poco de exfoliación, mientras se está lavando, con productos hechos específicamente para la piel grasa u otros remedios caseros que puedan realizar eficientemente esta labor. No obstante hay que tener cierta precaución con una exfoliación excesiva, porque puede ser que se genere más grasa de la que inició el problema. La clave para limpiar el cutis graso y hacer una exfoliación adecuada, está en que se realice todo en su medida.

No utilizar cremas hidratantes después de lavarse la cara.

Cutis grasosoEl aceite o la grasa que produce naturalmente la piel, es más que suficiente para mantener hidratado el cutis, por lo que, aunque parezca algo extraño, para limpiar el cutis graso no es necesario el exceso de hidratación, por el contrario, esto complicará más la labor porque mantendrá la piel mucho más humedecida y grasosa. El único producto que se recomienda debe permanecer la mayor cantidad de tiempo en el cutis, para protegerlo, es un buen protector solar.

Usar maquillaje, lo menos posible

Si usted puede ir a los lugares que frecuenta sin maquillaje, se está haciendo un enorme favor. Si no lo hace, debería comenzar a pensarlo. El maquillaje trabaja en su piel para aportar en la acumulación de grasa, así que analice por un segundo, cuánta acumulación queda después de todo un día con la cara maquillada. Lo ideal es hacerlo con productos específicamente para pile grasosa a base de agua. Los polvos son una mejor elección que los líquidos y recuerde que entre menos use, mejor se verá su piel.

Utilice aceites cítricos en la piel

Pueden ser esencias de pomelo, mandarina, naranja o limón. Estas esencias para limpiar el cutis graso, no contienen elementos ni sustancias que perjudiquen el estado de su piel. Son remedios caseros de origen puramente natural a base de hierbas. Su aplicación debe hacerse en horas de la noche, cuando la piel descansa y la prevención de la grasa será más efectiva. A la mañana siguiente de hacer este lavado de piel con aceites cítricos, se debe juagar muy bien con bastante jabón antibacterial suave.

Lavar con leche

La grasa que se produce en la piel atrae partículas de suciedad que hacen ver el cutis sucio y en un tono oscurecido. Para corregir este fenómeno, es necesario que la piel se mantenga lo más blanca posible, para lo cual es aconsejable hacer lavados esporádicos con leche. Este es un limpiador que está absolutamente libre de grasa y que no produce resequedad en la piel. Al lavarse con leche, se puede hacer un masaje con algodón, esto será muy útil para desmaquillar correctamente y limpiar el cutis graso. Luego de la leche y el masaje, lavar muy bien la cara para irse a dormir.

Utilizar Astringente

El uso adecuado de un astringente adecuado, será una buena herramienta contra la piel grasa. Lo que hace el astringente es eliminar el aceite. Incluso vienen en forma de toallitas individuales que se pueden llevar en el bolso o en la ropa para ciertos momentos del día en que la grasa hace presencia. Si no hay astringente, un papel secante en el bolsillo de la camisa o la blusa, servirá para contrarrestar los efectos desagradables de la piel grasosa.

Por M. R. B.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *