Cómo eliminar el mal olor de los pies

Cómo curar los pies hediondos rápidamente. ¿Sufres de mal olor en los pies? ¿La gente se tapa la nariz cuando pasa a tu lado? Los pies apestosos son vergonzosos, y deshacerse de ese mal olor no es tan sencillo como simplemente usar un talco desodorante para pies. Para deshacerse del mal olor de los pies, sigue leyendo este artículo para averiguar por qué huelen mal los pies, ya que conocer las causas del mal olor de pies hará que sea fácil encontrar la mejor manera de deshacerse de él.

¿Por qué apestan los pies? Muchas personas piensan que la sudoración es la causa del mal olor de pies. Pero no es tan sencillo como eso. El mal olor de los pies no es el mismo que otros tipos de mal olor corporal. El mal olor corporal ocurre principalmente en genitales y axilas, que están rodeados por glándulas sudoríparas apocrinas. Por otra parte, el resto del cuerpo está cubierto por glándulas sudoríparas ecrinas. Hay una diferencia entre las dos. Sorprendentemente, todo tipo de sudor es inodoro. Sin embargo, el sudor que emana de las glándulas apocrinas contiene proteínas y aminoácidos sirven de alimento para las bacterias que viven en la piel. Son estas bacterias las responsables del mal olor corporal.

 

Cómo acabar con el mal olor de los pies

Deshacerse de los pies malolientes implica abordar dos problemas diferentes: (i) Las bacterias, y (ii) El sudor. Todos tenemos bacterias en la piel. Así que lo que tienes que hacer es reducir la cantidad de bacterias que emiten mal olor lavando los pies vigorosamente.

  1. Sigue estos pasos para mantener tus pies limpios y eliminar el mal olor que causan las bacterias:
    1. Frota tus pies: El objetivo es eliminar las células muertas de la piel de los pies. De esta manera podrás cortar el suministro de alimentos de la Brevibacteria. Así que lava muy bien tus pies con un jabón antibacteriano. Mientras estás tomando tu baño, saca un tiempo para exfoliar tus pies completamente con la ayuda de una toalla, piedra pómez o un cepillo. También debes tallar entre los dedos de los pies.
    2. Seca tus pies: La humedad, ya sea del sudor o del agua, es el responsable de la proliferación de las bacterias. Así que seca tus pies completamente, incluyendo el espacio entre los dedos.
    3. Considera el uso de un desinfectante para las manos: Aplica un desinfectante para manos con o sin fragancia para eliminar los gérmenes y así detener el crecimiento de las bacterias.
    4. Usa un antitranspirante: Puede utilizar el mismo tipo de antitranspirante que usas en tus axilas, en tus pies. Sin embargo, recuerda que debes usar dos barras diferentes para cada área.
      1. Asegúrate de no aplicar justo antes de salir de casa, ya que hará que tus zapatos se deslicen o se resbalen en tus pies.
      2. Aplica sobre los pies cuando estén limpios y secos. Los antitranspirantes bloquean tus conductos sudoríparos, por lo que mantiendrán los pies secos y frescos durante el día.
    5. Solución de vinagre y alcohol: realiza una mezcla de vinagre normal y alcohol isopropílico en proporciones iguales y almacénala en una botella. Emplea un gotero para rociar la mezcla todos los días en los pies y entre los dedos del pie, particularmente sobre piel irritada en los pies, y espárcela. La acción del vinagre es eliminar el hongo, y el alcohol detiene el crecimiento de las bacterias para eliminar el mal olor de los pies.

También puedes sumergir tus pies en una solución de vinagre y agua en proporciones iguales para deshacerte del mal olor de tus pies. Para que sea más efectivo agrega una cucharada de bicarbonato de sodio.

  1. Talco o bicarbonato de sodio:
    1. Frota tus pies con talco en polvo, ya que funciona como un astringente que mantendrá tus pies secos.
    2. El bicarbonato de sodio es un agente antibacteriano, por lo que ayuda en la tarea de eliminar el mal olor.
  2. Remedios caseros para deshacerse de los pies hediondos: si aún después de intentar los pasos anteriores el olor de los pies no desaparece, intenta estos remedios caseros:
    1. Usa lejía (hipoclorito de sodio): Mezcla 2 cucharadas de lejía con un galón de agua. Sumerge tus pies en la solución durante unos 10 minutos. Si tus pies se resecan después del procedimiento, aplica un poco de aceite de bebé en tus pies.
    2. Agua salada: Mezcla una taza de sal kosher con cada litro de agua. Remoja tus pies en esta solución, y luego déjalos secar completamente.
    3. Bicarbonato de sodio: Mezcla una cucharada de bicarbonato de sodio con un litro de agua. Aplicártelo hará que tu piel se torne alcalina, lo que impide el crecimiento bacteriano.
    4. Talco: Pon un poco de talco en polvo sobre tus pies antes de colocarte los calcetines y ponerte los zapatos. Con esta estrategia mantendrás tus pies secos y con un olor agradable.

Por Jovana Diaz

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *