Cómo Preparar Una Mascarilla De Arcilla Para La Cara.

La arcilla se ha utilizado durante siglos por sus sorprendentes propiedades: se utiliza para limpiar, desintoxicar, remineralizar y regenerar el cuerpo a la perfección. En el Oriente Medio, la arcilla siempre se ha utilizado para lavar y nutrir el cabello, y todavía se utiliza para hacer jabón natural, como un desinfectante natural para la limpieza, como una bebida de desintoxicación, como una mascarilla purificadora y nutritiva para la piel, como un exfoliante anti-celulitis… ¡y de muchas otras formas! Es realmente un producto maravilloso de la tierra, que demuestra una vez más cómo la naturaleza abunda en remedios limpios y súper eficaces.

 

Cómo funciona la arcilla

En resumen, la arcilla se adhiere a todas las toxinas – tanto fuera como dentro del cuerpo, ya que algunas arcillas también son comestibles y se utilizan para la limpieza interna, y saca todo, mientras que brinda sus numerosos minerales que son muy nutritivos y beneficiosos para el cuerpo.

 

Tipos de arcilla para el cuidado de la piel

  • Arcilla Francesa Verde: la arcilla verde tiene fuertes propiedades absorbentes y purificantes, por lo que es la opción perfecta para las personas con acné y piel grasa. ¡Una mascarilla de la arcilla verde succionará cada una de las espinillas fuera de su cara! No es la más fuerte, pero puede no ser la mejor opción para las personas con piel sensible.
  • Arcilla de caolín: viene en versiones blanca, rosada, roja y amarilla. El color está determinado por los diversos minerales de las que están hechas. La arcilla blanca es la más delicada de todas, y se recomienda para la piel sensible. Es perfecta para tratar el enrojecimiento, suavizar la piel y aclarar la tez. Tiene propiedades anti-envejecimiento y anti-enrojecimiento y, debido a que no extrae demasiado aceite de la piel, es perfecta para las personas con piel seca que necesitan nutrirla con minerales a la vez que se deshacen de las toxinas.
  • Arcilla marroquí Ghassoul: en mi opinión, uno de los más sorprendentes productos de la tierra: su nombre proviene de la palabra marroquí ‘lavar’, y tiene una increíble cantidad de minerales (contiene la mayor cantidad de sílice, magnesio, potasio y calcio) y fuertes propiedades de absorción. Absorbe la suciedad tan bien que también se utiliza en lugar de champú para lavar el cabello, por lo general se combina con aceite de argán para evitar la sequedad. Al mismo tiempo, sus propiedades remineralizantes son tan notables que reducen la resequedad y, cuando se combina con un aceite nutritivo, se convierte en un gran humectante para la piel y el cabello. Mejora la elasticidad y la suavidad de la piel.
  • Arcilla de bentonita extra fina: la arcilla de bentonita posee múltiples propiedades y es también para uso interno (sí, puede preparar una bebida de arcilla, ¡deliciosa!), ya que une todas las toxinas y, mientras que las expulsa, libera en el cuerpo todos sus preciosos minerales que son beneficiosos para el intestino, el cabello y la salud de los huesos. También tiene un fuerte poder alcalinizante, contrastando la acidez en el cuerpo. Aparte de beberla o aplicarla en la cara, también se puede utilizar para enjuagarse la boca, al igual que lo haría con un enjuague bucal, para deshacerse de las bacterias.

mujer con mascarilla de arcilla_resize

Consejos para hacer y aplicar su mascarilla

1) No la deje secar completamente

No debe llegar al punto donde su mascarilla se pone pálida, seca y quebradiza en su cara. Queremos que nuestra arcilla extraiga las toxinas y la suciedad, pero si se seca mucho, sólo succionará toda el agua que pueda de su cara, sin desprender sus minerales y beneficiosas propiedades. Asegúrese de que siempre ponerse una capa muy gruesa de arcilla y mantenerla por un mínimo de 8 a un máximo de 15-20 minutos, dependiendo de qué arcilla esté utilizando y de su tipo de piel. Cuando ha llegado el momento de quitársela, usted debe sentir un poco de esa sensación de tirantez en su cara, pero la arcilla debe todavía lucir húmeda por encima. De esta manera, la piel absorberá todos los nutrientes de la mascarilla. Obviamente, nunca volver a utilizar la arcilla una segunda vez, ya que se ha recogido todas las toxinas de su piel.

2) Comience siempre con la cara limpia

Antes de ponerse la mascarilla, limpie bien su cara. Le sugiero que se limpie la cara con algodón empapado de manzanilla, agua de rosas o agua con almidón de arroz para evitar el uso de productos químicos de limpieza.

3) Adicione ingredientes humectantes y saludables para su piel

Esto incluye aceites, aceites esenciales, aceites infundidos, miel y geles como el de áloe y de linaza. Vea más adelante sugerencias sobre qué agregar. Si usted remojó o cocinó arroz orgánico o avena (y quiero decir orgánica) en agua, utilice el agua almidonada para añadirla a su mascarilla y para lavarse la cara al final. ¡Tiene increíbles propiedades suavizantes y luminosas!

4) Nada de ingredientes directamente ácidos

El jugo de limón o el vinagre tienen grandes propiedades astringentes, pero pueden interferir con la acción de la mascarilla. En su lugar, el utilice polvos como de rosa mosqueta o vitamina C en polvo, o aceites esenciales de granada, limón o naranja.

5) Evite los metales

Utilice un tazón y una cuchara de madera o de cerámica. Los metales reaccionan con los minerales en la arcilla, así que evítelos siempre al preparar su mascarilla.

 

Adiciones sanas para su mascarilla para la cara

Usted puede preparar una mascarilla de arcilla perfectamente eficaz simplemente mezclando arcilla y agua. Pero, dada la oportunidad, ¿por qué no potenciarla un poco más? Usted puede…

Reemplazar el agua por infusiones: es una estupenda idea utilizar infusiones como la parte líquida siempre que necesite preparar una mascarilla de belleza. La manzanilla y la lavanda tienen potentes propiedades blanqueadoras y contra el enrojecimiento, mientras que la caléndula también tiene efectos de reparación de la piel y se utiliza para tratar cicatrices y heridas. Todas las plantas que están asociadas astrológicamente al planeta Venus son ideales para el cuidado de la piel. El romero, el tomillo y la salvia tienen propiedades antibacterianas y equilibrantes y son ideales para la piel grasa con acné. El uso de té negro, que tiene propiedades astringentes, es bueno para la piel grasa. Las hierbas obviamente se pueden mezclar y combinar, aunque yo juntaría más de dos.

Añadir aceites: lo debe hacer, ¡incluso si tiene la piel grasa! La razón por la que la mayoría de los aceites no serán un problema en el caso de la piel grasa es que las moléculas de grasa son más grandes que los poros, por lo tanto, la piel puede absorber los minerales, manteniendo el aceite afuera. Los mejores aceites para utilizar son el aceite de oliva extra virgen, el aceite de almendra, el aceite de aguacate, el aceite de coco, el aceite de argán, el aceite de jojoba, el aceite de hueso de albaricoque… la mayoría de aceites que no son industriales y que tienen propiedades beneficiosas son buenos. Si tiene la piel grasa, el aceite de oliva podría ser un poco pesado – elija el de almendra o argán en su lugar. Los aceites infundidos son, sobra decirlo, ¡aún mejores! Elija el aceite que más le guste e infúndalo con las hierbas que podrían ser más beneficiosas para su tipo de piel, y usted tendrá un remedio natural siempre a la mano.

Aceites esenciales: los aceites esenciales son verdaderos depósitos llenos de propiedades beneficiosas y medicinales condensadas. Añadir 2-3 gotas de aceites esenciales puede reforzar cualquier mascarilla de belleza con una cantidad increíble de nutrientes. Sólo tenga mucho cuidado de nunca usarlos puros – siempre agréguelos a algo o dilúyalos en otro aceite, ya que pueden ser irritantes. También tenga cuidado con cualquier aceite de cítricos, ya que reaccionan a la luz del sol y puede irritar su piel si sale al sol inmediatamente después de usarlos.

Aquí está una lista de aceites esenciales que son estupendas adiciones a las mascarillas para el rostro:

~ Para todo tipo de piel: manzanilla, lavanda, rosa, flores de naranjo, madera de cedro, jazmín

~ Para la piel seca: zanahoria, vetiver, sándalo, pachulí

~ Para la piel grasa: albahaca, romero, Ilang-ilang, limón, menta, pomelo

Adiciones nutritivas: las mascarillas purificadoras tienen el objetivo de sacar la suciedad y liberar sus minerales, por lo que, debido a que ya hay nutrición dada por los aceites y la miel en esta mascarilla y no hay necesidad de hacerla más pesada, realmente creo que estas adiciones son mejores para una mascarilla nutritiva. Sin embargo, su adición sólo puede ser buena para su piel, ¡así que si las tiene a la mano proceda y agréguelas! Considere el gel de áloe, la mantequilla de coco, las hierbas indias en polvo como Neem, Nagarmotha o Tulsi, y la rosa mosqueta en polvo.

 

 

Mascarilla facial purificante a base de arcilla

Esta es la fórmula básica que se puede modificar según su tipo de piel

Ingredientes

  • 1 cucharada de arcilla en polvo (elija el tipo de arcilla de acuerdo a su tipo de piel y sus necesidades)
  • 1 cucharadita de miel (omítala si es vegano)
  • 1 cucharadita de manzanilla, limón y aceite infundido de vainilla (u otro aceite de su elección)
  • 5 gotas de aceite esencial de su elección
  • Infusión de hierbas de su elección, suficiente para preparar una pasta espesa (¡se puede beber la sobrante!)

Instrucciones

  1. Añada la arcilla a un tazón de cerámica o de madera y con una cuchara de cerámica o de madera adicione un par de cucharadas de líquido. Deje reposar unos 10 minutos – la arcilla comenzará a absorber el agua por su cuenta. Mezcle la arcilla vigorosamente, y, si es necesario, agregue suficiente líquido para formar una pasta espesa. No debe quedar aguada, ya que debe ser capaz de “enyesarla” en su cara en una capa gruesa. En este punto puede agregar la miel, el aceite y el aceite esencial si los está utilizando.
  2. Aplíquela sobre su cara limpia y déjela allí durante 8-10 minutos si usa Ghassoul o bentonita, 15 minutos si está usando arcilla verde o caolín en piel normal, 20 minutos si está utilizando caolín en piel grasa.

Lávese sin frotarse la cara con dureza – enjuáguese con delicadeza con agua tibia, y termine con agua almidonada de arroz, con un tónico o agua de flores. Aplíquese un humectante delicado para terminar el trabajo correctamente.

Por Jovana Diaz

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *