Cuidados Después De Hacerse Un Piercing En El Cuerpo.

Los cuidados posteriores a nuevas perforaciones mantienen la joyería y el área alrededor de la herida limpia y ayuda al drenaje y la sanación de la herida de la perforación. Se aconseja limpiar el área dos veces al día con un jabón de glicerina, y humedecer dos veces al día con una solución caliente de sal marina. Veamos este y otros consejos que hay que tener en cuenta a la hora de sanar los piercings en tu cuerpo.

La forma más fácil de limpiar su perforación con jabón de glicerina es durante la ducha diaria. El agua caliente y el vapor en la ducha ayudan a suavizar la piel y aflojar la costra que se forma sobre su joyería, haciendo que sea más fácil eliminar la costra. Retire con cuidado la costra de su joyería con una toalla de papel o una gasa si no la puede quitar con los dedos.

Lave la perforación después de haber utilizado champú, acondicionador y otros productos de lavado corporal. En primer lugar, lávese bien las manos con jabón cristalino de glicerina, enjuagase las manos y utilice el jabón de glicerina para crear espuma en sus manos. Utilice la espuma para lavar alrededor de su perforación. Tenga cuidado de no girar el jabón a través de la perforación en proceso de curación, ya que esto puede irritar la herida. Enjuague el área completamente manteniendo la perforación bajo el chorro de la ducha. No sugerimos el uso de jabón antibacteriano o cualquier de cualquier jabón que contenga colorantes, perfumes, o productos de origen animal en su perforación. Seque suavemente el área.

También sugerimos un enjuague de sal marina dos veces al día para las perforaciones nuevas. El calor es calmante, aumenta la circulación en la zona, y ayuda al drenaje de la herida.

En primer lugar: Llene un vaso desechable nuevo con una taza de agua tibia y agregue 1/4 de cucharadita de sal marina no yodada, revuelva hasta que la sal se disuelva por completo.

En segundo lugar: Coloque la taza sobre la perforación y forme un sellado al vacío, o sumerja la perforación en la taza. (Ejemplo: una perforación en el ombligo requiere un sellado al vacío, mientras que una perforación del lóbulo de la oreja se puede sumergir en la solución de sal marina.)

Remoje su perforación por un mínimo de 3-5 minutos, dos veces al día. Enjuague el área con agua corriente después de su remojo.

NUNCA toque una perforación en proceso de curación sin lavarse primero las manos. Si necesita que alguien le ayude a limpiar su perforación, ¡asegúrese de que se laven las manos antes de ayudarle!

¡No comparta sus productos de cuidado personal!

No utilice ungüentos a base de petróleo, productos de primeros auxilios, o alcohol sin diluir en las perforaciones en proceso de curación. Estas sustancias pueden irritar una perforación en curación, y su uso puede retardar significativamente el proceso de curación. Recuerde, usted no está tratando de matar su perforación, simplemente mantenerla limpia.

Revise la joyería para asegurarse de que los extremos de rosca permanezcan ajustados. Usted debe crearse el hábito de hacer esto cada vez que limpie su perforación, y antes de ir a la cama por la noche. ¡Asegúrese de lavarse las manos antes de tocar sus joyas! Recuerde: ajuste todos los accesorios de rosca girando hacia la derecha – bien y apretadito.

Durante todo el período de curación, no se debe cambiar las joyas o retirarlas por cualquier periodo de tiempo. Las joyas actúan como un drenaje para la herida creada por la aguja de perforación. El retirar su joyería antes de tiempo puede causar una perforación en curación se cierre, atrapando a líquido drenado, y posiblemente dando lugar a complicaciones que requieren tratamiento por un profesional médico.

Por Jovana Diaz

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *