Remedios para talones agrietados y partidos.

Remedios caseros para los talones agrietados y dañados. La planta del pie agrietada y reseca es un problema común entre las mujeres de hoy en día. Las grietas o fisuras en los talones pueden aparecer en uno o en ambos pies. Este problema empeora durante el invierno o en climas muy secos y con poca humedad en el ambiente. Si tan sólo conoces las diferentes causas de los talones secos y agrietados, puedes tratarlos fácilmente con remedios naturales muy simples. Continúa leyendo para descubrir el tratamiento para saber cómo curar rápidamente los talones agrietados y secos que tanto nos incomodan.

 

Consejos y soluciones para desvanecer los talones agrietados.

A continuación te presentamos los mejores remedios caseros y naturales para eliminar los talones agrietados

  1. Un Spa estilo casero: la mejor solución para eliminar los talones agrietados es exfoliar o quitar la piel seca de tus talones. Intenta este spa en tu casa. Al final del día (mucho mejor antes de ir a dormir), sumerge tus pies en agua tibia por 10 – 15 minutos. Esto suavizará la piel en tus talones. Luego con la ayuda de una piedra pómez talla suavemente tus talones y otras áreas secas de tus pies para remover las células muertas. Ten cuidado de no irritar las áreas agrietadas, enjuaga tus pies y luego sécalos suavemente. Una vez estén secos, aplica abundante crema para pies, aceite para el cuerpo o cualquier humectante espeso, incluyendo vaselina. Frota el humectante sobre tus talones y las áreas resecas de tu pie hasta que se absorba completamente. Colócate un par de calcetines y deja que la aplicación actúe.
    Repite el proceso un par de veces por semana o todos los días, dependiendo de la condición en la que se encuentren tus talones. Si tus pies están seriamente agrietados y adoloridos, considera hacer el tratamiento dos veces al día para acelerar el proceso de sanación.
    Cuando tus talones hayan sanado y estén suaves, descontinúa el proceso. Pero procura aplicar humectante o vaselina cada noche, de tal manera que las grietas no reincidan.
  2. Mantén tus pies humectados: un tratamiento muy efectivo para solucionar las grietas en los pies es mantener una humectación adecuada. Puedes usar lociones humectantes, una buena crema para los talones, o incluso jalea de petróleo o vaselina. En caso de que tengas la piel de tus pies muy reseca, lo mejor es que uses una crema humectante muy espesa. Después de aplicar cualquiera de estos productos, si lo prefieres puedes ponerte de nuevo tus calcetines.
    Precaución: evita aplicar cualquier humectante entre los dedos de los pies.
  3. Mantén tus pies hidratados: para prevenir las grietas, evita que tus pies se deshidraten. Evita las duchas o los baños calientes, ya que deshidratan tu piel pueden causar resequedad. El agua caliente durante el baño también afecta a las personas con diabetes o aquellos con problemas de circulación en los pies. Adicional a esto, debes beber abundante agua (unos 8 vasos al día) y consumir otros fluidos para mantenerte hidratado internamente.

Soluciones caseras naturales para los talones agrietados y secos

  1. Procura mantener tus pies limpios y libres de suciedad.
  2. Evita caminar con tus pies descalzos.
  • Masajea tus pies, especialmente los talones con aceite de sésamo antes de ir a dormir. Este es uno de los mejores tratamientos para los talones agrietados.
  1. Aplica de manera regular una mezcla de glicerina y agua de rosas en tus talones. Esto alivia y cura las grietas.
  2. Masajea tus talones y otras áreas secas de tus pies con aceite de coco que funciona como una crema para pies agrietados hecha en casa.
  3. Trata de usar únicamente calcetines de algodón. No uses calcetines sucios para evitar cualquier tipo de infección.
  • Procura escoger zapatos cómodos que se ajusten bien a tus pies. Los zapatos pequeños causan dolor, pero los zapatos grandes dejan espacio para que tus talones se muevan, generando fricción que conlleva a la formación de callos alrededor de tus talones, desencadenando más grietas.

Advertencia: los consejos ofrecidos en este artículo están diseñados para gente sana. En casos de personas que padezcan de problemas médicos como diabetes o que tengan infecciones, supuración o sangrado en sus talones, se recomienda que consulten a su dermatólogo o podólogo certificado en su área.

Por Jessica Flores

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *